Degustación sensorial de té en El Templo

Saborear con la nariz, ver con la palma de las manos y adivinar con la lengua es posible cuando se tiene la sensibilidad despierta. En busca de este objetivo nos reunimos el sábado pasado en El Templo para aprender más de cómo funcionan los sentidos, que no son seis ni son independientes entre sí, y para acercarnos al té como amantes, como curiosos, dejando de lado los prejuicios y los absolutismos que caracterizan a las catas profesionales.

Si te gusta lo que ves dale “me gusta” a la página de este salón de té para que te enteres de eventos con objetivos iguales o parecidos que ya se van asomando en el calendario.

Ahora las fotos.

Cierre con cordón de bolsa de tela azul.

Por aquí debían meter la mano los asistentes para empezar a acercarse al mundo de las texturas.

Lata forrada con papel azul y gris  cubierta con un pedazo de guante de hule.
Este tarro oculta materiales que deben ser adivinados con las manos.

Esteban Mujica explicando algunas de las propiedades de las variedades distintas de té.

Esteban Mojica explicando algunas de las propiedades de las variedades distintas de té.

hombre y mujer sentados viendo hablar a un hombre

Los asistentes a la degustación estuvieron muy concentrados durante las dos horas que duró el evento.

La degustación fue dividida en dos partes, una para el despertar sensorial y otra para la degustación en sí.

La degustación fue dividida en dos partes, una para el despertar sensorial y otra para la degustación en sí.

Té en hojas de distitnas variedades en cuencos cuadrados, pequeñas latas metálicas cerradas y una grande

Algunas de las variedades de té listas para ser tocadas, vistas, olidas y saboreadas.

Anuncios